Cuando le contamos a paco que ya no teníamos dinero y que se nos había hecho muy caro Cuba él nos dio consejos de como se vive cuando no se tiene dinero…

Nos enseño como pasar las mañanas con un pan suave y un botecito de mayonesa…, se compra un galón de agua y se va rellenando la botella. No importa si hay que cargar el galón muchos kilómetros bajo el sol.

Pero me parece que al escucharlo estábamos hablando de dos pobrezas muy diferentes… Lo que yo le quería decir era que no me quería gastar el dinero que traía en la bolsa, en la cartera, en el money belt y en las tres tarjetas, ni tampoco el que me quedaba en México, en el desayuno del hotel que costaba 5 dólares por persona, yo le quería decir que yo prefería comprar las cosas en una tienda aparte y armar mi desayuno igualmente con fruta y sandwich de queso con pepino aguacate y jitomate y también mayonesa, pero eso solo como un aderezo del sándwich no como el contenido completo.

Cuando le dijimos a paco que teníamos buenos trabajos en México creo que no nos estábamos refiriendo a lo mismo, los significados eran distintos…

El se refería a que cuando volvió de Angola de pelear dos años en tiroteos africanos, peleando una batalla que no era suya pero a la que tenía que serle fiel por el régimen, y antes de que tuviera el accidente de camión en el que murió su esposa de 23 años embarazada le iba mejor que era cuando estaba conduciendo el tren y atravesando la isla varias veces por semana, lo que para él fue increíble ya que así el conoció toda la isla de Cuba y pudo viajar un poco.

También te puede gustar  Lago Titicaca y La Isla del sol, Un lugar magico…

Cuando le dijimos a Paco que teníamos una casa en México creo que no estábamos hablando de lo mismo, no hablábamos de la misma casa en la loma y en las lomas.

Cuando le dimos las buenas noches en el cielo estrellado de Soroa, que era el pueblo donde estábamos parando y donde Paco era vigilante por las noches, no estábamos hablando de lo mismo, el con su esposa duerme en la casa una vez a la semana, pues es resto de las noches las pasa de guardia en algún lugar custodiando cosas que no son y que nunca serán suyas.

Cuando hablábamos de coches, para Paco tener un coche era mas imposible que tener una casa o un negocio propio, parece que la política a la que nos referíamos no funciona de la misma manera.

 

Pero cuando Paco nos dijo que la pasemos bien y que aprendamos a vivir sin siempre querer algo mas, entonces creo que tampoco estábamos hablando de lo mismo… Porque hay algo de sabiduría en aquello que la forma en la que hemos crecido no nos ha enseñado nunca, pues nuestra historia nos ha enseñado a ser los mejores para poder tener mas, acumular más y ir siempre por mas, pero me voy dando cuenta que se puede ser mejor si con lo que se tiene es posible puedo estar bien y tener un poco mas es como la mayonesa del sándwich mas no el único relleno.

Así que en la conversación al parecer no estábamos hablando de lo mismo pero aún así estuvimos conversando por horas… Como puede ser algo así?

Me pregunto si Paco se dio cuenta que los significados eran distintos o eso fue solo algo mío?

Y es que tal vez es así esto de los encuentros entre distintas realidades, el otro interlocutor piensas cosas de mi que no son, y yo del otro que tampoco, pero así nos vamos descubriendo y sorprendiendo. Conociendo al otro pero me parece que principalmente a nosotros, si es que eso de conocerse a uno mismo es posible.

También te puede gustar  Majahual : 3 italianos y 40 Cañones

Así ha estado siendo Cuba, entre muchas otras cosas, un constante choque cultural que al pasar de los días me fue dejando el corazón seco, y es que tantos días queriendo saber de otros , cuestionando vidas a través de preguntas inundadas de curiosidad por el otro, por lo exótico, raro y extremo que puede ser para mi saber como es su forma de vida puede llegar a ser además de fascinante, agotador. Conocer Cuba ha sido hidratante, pero por ahora me llene de agua, necesito ponerme unos días al sol para evaporar un poco de curiosidad y abrir espacio a un poco mas, y eso que solo han pasado 13 días en la isla.

Viajar a visitar realidades tan contrastables es un reto mental y emocional, es además de admirar paisajes y comer cosas distintas, es rendirse ante la diferencia y abrirse completo a la diversidad e intentar aprender a conocer lo distinto desde una mirada curiosa, critica pero siendo cuidadosos y sobretodo respetuosos ante los juicios de valor, ya que las dimensiones de lo bueno, lo malo, lo útil, lo aceptable y lo inadmisible llegan a cobrar polos muy distintos.

Aun quedan un par de días en la Habana antes de la partida hacia Perú en donde me imagino que será otra experiencia distinta. Después de tantos días de naturaleza y silencio no se como será la vuelta a la alocada Habana vieja, ya veremos… Por ahora mejor me iré a admirar esta noche tan clara y estrellada mientras Paco vigila que no se vaya a meter nadie a la casa…

 Ir a “Tratando de entender a Cuba” parte 1

 

Tienes que leer

3 COMMENTS

    • Pero no está hablando de eso ni de la vida privada ni de la familia de Carla. Está hablando sobre el valor artístico de la exposición, mi humilde opinión al re0t8cpo&#e23s; enhorabuena por el artículo, me ha gustado mucho.

LEAVE A REPLY