Mimo de 44 años nacido en Milán, Italia, decide hace 13 años comenzar a pensarse en una vida distinta y emprendió camino junto con dos amigos, los que hoy son parte de su sociedad y definitivamente, su familia.

Mientras los 3 amigos se encontraban en Italia, cada uno de ellos con un empleo el cual lo hacían principalmente por dinero y no por el trabajo en si mismo, pensaban en encontrar nuevos horizontes pues la demandante vida de Milán no dejaba mucho espacio para el disfrute pero si dejaba un amplio lugar para la queja constante, cosa que al parecer es lo que más le molesta a Mimmo, “la gente que se queja, pero sobretodo aquella que eligió cada una de las cosas que tiene en su vida y aún así parte de sus actividades cotidianas es la queja del trajín de su vida…”

preparando-las-maletas-majahual-1-6

 

Hoy estos 3 amigos/socios/ hermanos tienen un hermosisimo paraíso situado en la playa quintarroense de Majahual, bello pueblo que presenta un desarrollo “lento pero seguro”, en donde fueron haciéndose camino poco a poco hasta que al día de hoy cuentan con un rústico pero elegante hotel de 35 habitaciones con un excelentísimo restaurante y un bar que por medio de sillas colgantes se acomoda en la orilla del malecón para poder disfrutar de las maravillas que Majahual tiene para compartir.

Con mucha visión y lo más importante, una motivación mayor a la económica, que era poder ir a vivir a un lugar donde amen lo que hagan, donde lo hagan y puedan vivir con menos quejas alrededor y con menos expectativas de éxito, de aquellas que marcan el éxito en las grandes ciudades, comenzaron con un pequeñito bar sobre la playa donde iban vendiendo las bebidas a los cruceros que paraban por un par de horas en el pueblo costeros a pasear un poco… La verdad es que no podían creer el dinero que ganaban con ese pequeño bar… Decía Mimmo en su excelente español pero con un peculiar acento de esos que es difícil adivinar la procedencia, “no entendíamos muy bien el sueño que estábamos viviendo, trabajábamos dos días y descansábamos 5”. El éxito que tenían los llevo a construir un pequeño restaurante, así como unos pocos cuartos en los que la gente podía pasar la noche en un ambiente agradable.

El paraíso continuo hasta 2007 cuando el Huracán Dean pego fuerte en la Riviera Maya, siendo Majahual uno de los lugares más afectados de la región. Por 10 meses fue prácticamente imposible recibir cruceros y en definitiva los turistas prácticamente no llegaban a la zona, este fue uno de los más grandes obstáculos de su emprendimiento; curiosos cuestionamos si ese no fue un momento clave para que volvieran a su país y seguir su vida de otra forma, la respuesta de Mimmo fue tajante: “JAMÁS lo considere, este era nuestro sueño, plan de vida y teníamos que continuar con las adversidades que se estaban presentando. Así como en la vida, en donde sea que estemos habrán adversidades y no podemos estar corriendo de ellas cada vez que aparezcan”

preparando-las-maletas-majahual-1-4

Así que pasados los meses posteriores al huracán, los 3 mosqueteros ya habían comprado un terreno frente a la playa y tenían 3 habitaciones, donde una funcionaba como una pequeñita recepción así como la casita del señor que les hacia de todo un poco en el micro negocio italiano.
Pasaron los meses y los años y siguieron construyendo cada vez más hasta que con mucho esfuerzo llegaron al hotel que hoy tienen, que sin mucha necesidad de investigar más, es el mejor lugar de Majahual para estar, pasar un par de noches, deleitarse con su bello árbol (hoy símbolo de Majahual) y desayunar sus creativos desayunos en la orilla del mar mientras se pueden disfrutar los bancos de arena y las muchas tonalidades del agua.

También te puede gustar  Concierto navideño de Jazz, con la gran bailarina de Tap: "Sarah Reich"

Muchas preguntas fueron surgiendo durante las casi dos horas de conversación con Mimmo en el restaurante del hotel que esta a orillas del mar.

La distancia no es un tema minúsculo en proyectos como el que Mimmo y sus amigos emprendieron. No solo se fueron de su ciudad y su país, además llegaron a un país diferente, con un idioma y cultura diferentes y a un pueblo en el que la electricidad empezó a llegar hace no mucho tiempo (por no decir internet que llego aún más tarde), dificultando las comunicaciones con su gente en Italia y haciendo que la distancia parezca aún mayor. Mimmo nos contó que entre las cosas que más extraña están los colores de la camiseta, del calcio italiano y su Juventus querida, así como pasar un rato en el campo con su familia. A pesar de esto nos dejo en claro que este paradisíaco lugar ya es su casa y que al estar fuera, después de un par de días, ya empieza a extrañar su casa en Majahual. La cercanía con la familia se extraña mucho, pero en palabras de Mimmo, si uno no esta feliz con lo que hace, aunque tenga a su familia cerca no sirve de mucho…

El tema recurrente de la platica con Mimmo fue su odio a que le gente se este quejando de la vida que tiene, cuando muchas veces esa queja viene desde las mismas decisiones que ellos tomaron.

 

preparando-las-maletas-majahual-1-2

De ahí surgió la pregunta sobre la cotidianidad que puede llevar a las quejas en muchas personas, en todo esto que tienes al día de hoy construido, aun te sorprende o lo has empezado a ver ya normal y rutinario?

Realmente aún me sorprendo todos los días, lo primero que veo antes que el orden de mi día es el mar y después comienzo mi día de trabajo, es claro que tengo una rutina pero no puedo aun dar por hecho lo que hemos construido al día de hoy, esto no te lo regalan… Se construye con esfuerzo, sacrificio y mucha trabajo.

También te puede gustar  Las Brisas Acapulco - Un Bestseller color de rosa.

¿Qué consejo le darías a un emprendedor o un viajero que quiere hacer algo distinto? Primero que nada no es fácil, el camino esta lleno de baches, como fue en el caso del huracán, era muy fácil agarrar las maletas y regresas, pero cuando esta clara la idea de lo que se esta buscando entonces se sigue para adelante y seguido de esto la flexibilidad, la idea a veces puede cambiar, ellos empezaron con comida italiana, al poco tiempo se dieron cuenta que la gente buscaba algo mexicano y así cambiaron 360° el menú que ofrecían. Así, estar abiertos a lo que puede venir, intentar y sobre todo ser eclécticos para poder ir mutando la forma de la idea, pero no la idea central.

Probablemente podíamos seguir muchas mas horas conversando acerca de los sueños y como es que estos se van materializando en vida cuando se decide emprender y apostar a las ideas, pero Mimmo debía volver a sus labores y a resolver los pendientes que iban surgiendo en el día y nosotros queríamos ya brincar al mar y flotar entre sus bellas tonalidades, sin embargo, esperamos que con este relato, como lector puedas llevarte una pequeña parte de lo que es Majahual y que algún día puedas visitar este paraíso, pero sobretodo que la idea de buscar tu lugar, construir un sueño y que después de tanto aun te siga sorprendiendo sea algo que quede implantado por algún lugar de la conciencia…

Seguiremos reportando y cada día seguir reinventándo las maletas.

preparando-las-maletas-majahual-1-6

LEAVE A REPLY